Cómo convertir un negocio en una marca

Cuando comienzas un negocio, probablemente no piensas en construir una marca, puede parecer que las marcas son solo para las grandes empresas. Sin embargo, necesitas una marca sin importar que tan grande o pequeño sea tu negocio.

Tal vez te estés preguntando cual es la diferencia entre un negocio y una marca. Vamos a hablar de lo que es una marca.

¿Qué es una marca?

Una marca es más que los elementos visuales o tangibles de un negocio. Es la identidad de cualquier servicio, producto, o empresa. Dicho de otra forma es la personalidad de tu marca – quién eres, qué haces, cómo eres percibido, cómo te conectas con tu audiencia. Es tu reputación. Todas las características tangibles e intangibles que crean valor e influencia y que reside en la mente de los consumidores. Básicamente, lo que se dice de ti cuando no estás en el cuarto.

Una marca son las emociones que los clientes asocian a tu marca, como se sintieron cuando tienen contacto con tu negocio. Es como se sienten cuando revisan tu instagram, leen un blog, reciben un email o trabajan contigo. Son las palabras que usan para describir tu producto o servicio cuando les cuentan a sus amigos de tu marca.

¿Cómo se construye una marca?

El paso más importante para construir una marca es poner un fundamento.

1. Fundamentos de la marca

Misión. Entender tu propósito como marca es lo más importante, porque cada decisión que tomes, deberá reflejar tu misión.

Por ejemplo la misión de Facebook “conectar al mundo”

La misión responde a las preguntas “¿quiénes somos?” “¿Qué hacemos?” “Cuál es nuestra razón de ser?”

Entender a tu cliente ideal. Tu cliente ideal, son aquellas personas que se identifican con tu marca, se compromete con ella, comprende el uso de tu producto o servicio, lo usa con frecuencia y cree que el producto satisface a sus necesidades con éxito.

Tu cliente ideal tiene las características y el problema adecuado para ser resuelto de forma satisfactoria, por la solución que tu empresa ofrece. Conocer a tu cliente ideal te permitirá crear las estrategias correctas, para ofrecer la solución a su problema.Piénsalo de esta manera, si fueras de pesca, no usarías la misma carnada para pescar un tiburón o una sardina.

Conocer a tu cliente ideal, sus metas, sus aflicciones, sus valores, su cultura, etc. Te permitirá que tu contenido y tu mensaje llegue directamente a ellos. Lo que nos lleva a…

Tener un mensaje claro. Esto te permitirá comunicar a tus clientes ideales, quien eres, qué haces, con quien trabajas, cómo trabajas y cómo puedes solucionar los problemas de tus posibles clientes. Tu mensaje tiene que ser relevante para tus clientes ideales, para que pueda ser recibido de forma satisfactoria.

2. Identidad visual de la marca

Muchos consideran únicamente este punto para construir una marca. Aunque es muy importante, una marca se compone de mucho más que un logo bonito. La identidad visual de tu marca es el primer contacto que muchos clientes van a tener con tu marca.

Piensa en las marcas como salir en una cita con alguien, puede ser que a simple vista te atraiga alguien, pero la personalidad de esa persona es lo que va a determinar si habrá una segunda cita o no.

La identidad visual consiste en el logo de la marca, colores, tipografías, material de marketing, sitio web, entre otros. Todos estos elementos deben reflejar la personalidad de tu marca, que sea relevante y atractivo para tu cliente ideal.

3. Marketing

Ninguno de los puntos anteriores tiene sentido si no creamos estrategias para posicionar nuestro producto o servicio en el mercado.

El principal objetivo del marketing es agregar valor a las marcas o productos con el fin de atribuir una importancia mayor para los consumidores. Como ves, vender no es el único fin del marketing, si no que sirve para fidelizar a tus clientes, crear relaciones con los consumidores y asociados, educar al mercado, entre otros.

Es por eso que el marketing forma una parte muy importante de la construcción y desarrollo de las marcas.

Una marca es un organismo en constante cambio, que crece y se desarrolla con el tiempo. No sientas que necesitas construir toda tu marca de una sola vez. Como dije, es algo que vas construyendo con el tiempo.

Empieza a construir tu marca poco a poco, tomando un paso a la vez, al ritmo que sea conveniente para ti. Solo recuerda ser constante y no rendirte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *