¿Quién es tu cliente ideal y como atraerlo?

Un punto importante para construir una marca es comprender quién es tu cliente ideal, conocer con quienes y para quienes vas a trabajar es algo que debemos prestarle atención.

Antes de trabajar en los servicios o productos que piensas ofrecer, debemos establecer claramente quién es nuestro cliente ideal. No tendría sentido crear un servicio y no saber a quién vas venderlo.

Hay que enfocarnos en aquellos que en realidad están interesados en nuestro producto o servicio. Es decir aquellos a que tienen el problema adecuado al que tu servicio o producto puede darle solución.

¿Qué pasa si ya comenzaste a ofrecer un servicio y no has identificado a tu cliente ideal? Nunca es demasiado tarde. Tu marca y tus clientes están evolucionando constantemente. Espero que esta entrada te ayude a identificarlo y reorientar tus estrategias para conseguir mejores resultados.

Es más fácil tratar de convencer a alguien de adquirir tu producto o servicio cuando conoces  sus motivaciones, dolores, demandas, debilidades y las rutinas con las que está familiarizados.

Cuando te diriges a las personas adecuadas puedes afinar tu mensaje para comunicarte directamente con ellos. Debes tener la capacidad de que tu mensaje resuene en ellos.

Para identificarlo, tal vez debas hacerte estas preguntas.

¿Cuáles son los retos que mi cliente ideal enfrenta?

Para ofrecer un servicio o un producto debes conocer que problema o necesidad tiene tu cliente ideal para que puedas solucionarlo.

Por ejemplo, para una marca de cuidado del rostro, algunos de los problemas de su cliente ideal puede ser:

  • No saben que tipo de piel tienen
  • No usan productos con base en su tipo de piel
  • Gastan mucho dinero en productos que nos les funcionan

Una vez que identificaste esos problemas o retos de tu cliente ideal, puedes fijar estrategias en las que tu producto o servicio puede solucionarlos.

¿Qué metas tiene mi cliente ideal?

Tienes que identificar las metas que tu cliente ideal tiene, para así poder ayudarlos a que las consigan.

Si volvemos al ejemplo de la marca para el cuidado de la piel, una de las motivaciones del cliente ideal podría ser: mejorar el aspecto de su piel sin gastar mucho dinero.

Una vez que las identificaste, debes asegurarte que tu marca sea el medio por el cual ellos consigan llegar a su meta. 

Así que tienes que preguntarte a ti mismo… ¿Cuáles son las metas de mi cliente ideal y cómo puedo ayudarle a conseguirlas?

¿Qué le impide a mi cliente ideal lograr sus metas?

Tu cliente ideal no está consiguiendo sus metas y hay una razón. Tú tienes que descubrir cuales son esos impedimentos y trabajar para que el servicio o tu producto los ayude a superar esos impedimentos.
Ahora pongamos el ejemplo de un nutrilog@…

Muy probablemente la meta de tu cliente ideal sea bajar de peso ¿Qué le impide bajar de peso? Tal vez, que no se le ha enseñado a tener una buena alimentación; o no hace ejercicio, etc…

Cuando identificas los retos que enfrenta tu cliente ideal, así como sus metas y lo  muros que les impiden lograrlas, serás capaz de crear y ofrecer soluciones con tu servicio o producto y crear mensajes que hablen directamente a ellos. 

Un comentario

Deja un comentario